Seguramente has escuchado el termino de «Zerowaste» que está muy en tendencia en redes sociales. Este concepto hace referencia a la idea de empezar a generar menos residuos en todo lo que consumimos y adoptar un estilo de vida sustentable. Este modo de vivir promueve que todos empecemos a cuidar más nuestro planeta y dejemos una huella insignificante en él. ¿Te gustaría saber cómo puedes empezar a tener una rutina sostenible? Sigue leyendo, te lo contamos a continuación. También puedes aprender más del tema con nuestra Maestría en Energía Solar Fotovoltaica.

 Acciones para empezar una vida sustentable

Muchas veces pensamos que nuestras acciones no son suficientes para proteger nuestro planeta y que se necesita un cambio de conciencia global. Sin embargo, los especialistas en el tema afirman que todo lo que se haga, así sea mínimo, tiene una relevancia enorme. Así que, hagamos caso a la frase que nos dice: «los pequeños gestos pueden generar grandes cambios». A continuación, te damos algunas ideas para empezar una vida sostenible.

Comprar de manera sustentable

Son varios los cambios que podemos hacer cuando vamos al mercado a hacer la compra para reducir los residuos y contaminar menos. Por ejemplo, podemos usar bolsas de tela para comprar las frutas y verduras que están sueltas y sin envase. También, reducir los envases de un solo uso y empezar a comprar las pastas, arroces o legumbres a granel. Hay muchos sitios en los que puedes llevar tus propios envases para no estar gastando nuevos cada vez que compras.

Otra gran forma de promover una vida sustentable es empezar a consumir productos de proximidad y de temporada. Se calcula que las emisiones de CO2 que se producen durante el proceso industrial, desde que se cultivan los alimentos y terminan en nuestras manos suponen entre un 44 un 57% del total.

Elimina el plástico en casa

Ahora tenemos muchas opciones para adoptar una vida sustentable, y en casa es el mejor lugar para empezar a practicar. Podemos empezar a cambiar el cepillo de dientes de plástico por uno de bambú o fibras naturales. También, podemos sustituir la esponja sintética por una de luffa, y evitar los estropajos de níquel por los de cobre. Igualmente, el papel aluminio se puede cambiar por trapos de cocina o envoltorios de algodón.

Hay otras alternativas en los productos de higiene que son una buena opción parra generar menos residuos. Por ejemplo, los discos desmaquillantes que se usan una sola vez pueden reemplazarse por discos de tela de algodón. El desodorante en spray o roll-on se puede sustituir por uno sólido o en polvo. Igualmente, puedes elegir los champús en envases rellenables o champús sólidos. Incluso, es posible usar productos de higiene femenina de tela o la copa menstrual en lugar de las toallas femeninas de plástico.

Recicla y reutiliza para una vida sustentable

La acción más favorable es modificar los hábitos de consumo. Las compras compulsivas de la mayoría de la gente han provocado el desgaste excesivo de muchas materias primas y la generación de basura al por mayor. Es impresionante ver cómo ahora se usa más ropa que hace una década y dura menos de un año. Realmente, si se conservaran por más tiempo las prendas de vestir, las emisiones de carbono se reducirían bastante.

Evidentemente, reutilizar y reciclar las cosas es la respuesta a un estilo de vida sustentable. Cada vez hay más conciencia al momento de reciclar, pero aún queda mucho por hacer. La clave esta en volver a usar todo aquello que se pueda, ya que todos los materiales pueden tener más vida útil si se reparan.